Las mujeres con glándulas mamarias muy grandes pueden llegar a presentar problemas de salud por el exceso de peso como dolor de espalda, cuello y hombro, dermatitis o maceración de las regiones inframamarias, secuelas neurológicas secundarias a problemas del cuello, problemas de postura y acanaladuras del hombro, así como problemas emocionale, la alteración de la imagen de sí misma, perdida de atractivo sexual, baja autoestima y la limitación para llevar una vida activa normal

Las candidatas ideales para este tipo de cirugía son todas aquellas mujeres que presenten un tamaño desproporcionado de las glándulas mamarias es decir senos de gran tamaño. Idealmente la reducción mamaria debe de practicarse una vez se ha completado el desarrollo, sin embargo, en aquellas pacientes con gigantomastia que presentan limitación de sus actividades puede llegar a practicarse antes la reducción mamaria, en el entendido que puede llegar a ser necesario un nuevo procedimiento mas adelante con todo lo que conlleva. En relación a que si es posible la lactancia después de la reducción mamaria, existen técnicas que tienen probabilidad mucho mayor de resultar exitosos para preservar la capacidad de lactar; aunque es importante considerar que durante estos procedimientos en pacientes jóvenes hay más extracción de glándula mamaria que de tejido graso.

La cirugía plástica estética de reducción mamaria, se realiza bajo anestesia general o l regional mas sedación, el plan y objetivo de la cirugía debe ser discutido entre el paciente y el Dr. Elizondo González. Esto implica aclarar la expectativa respecto al volumen deseado y cicatrices residuales. Las cicatrices serán variables de acuerdo a la magnitud de la reducción y elevación, y de la calidad y calidad de su piel. Básicamente varían desde una cicatriz alrededor de la areola, una vertical, hasta un en T invertida. Las complicaciones varían desde asimetrías, cicatrices hipertróficas, alteraciones de la sensibilidad del pezón a sufrimiento del mismo, infección. En general son muy poco frecuentes las complicaciones pero siempre se deberán comentar con el paciente. Los resultados de una reducción mamaria son duraderos. El nuevo tamaño de su mama le ayudará a aliviar el dolor, así como las limitaciones físicas experimentadas antes de la reducción mamaria, su figura proporcionada mejorará su autoestima y su imagen corporal sintiéndose más segura de si misma, sin embargo, debe saber que al paso del tiempo la mama puede cambiar debido a la edad, fluctuaciones del peso, factores hormonales o embarazos. Este procedimiento se realiza en un promedio de 2 horas y el periodo de recuperación es de 5 a 10 días para volver a sus actividades cotidianas. Recuerde siempre que este procedimiento lo debe realizar un cirujano plástico certificado.