Un abdomen plano y bien definido es generalmente resultado de un preciso control de peso y de una estricta rutina de ejercicio, sin embargo en varias ocasiones estos métodos no pueden lograr sus expectativas, incluso algunos individuos durante el paso del tiempo pueden desarrollar un abdomen protuberante, globoso, colgante o con estrías. Las causas más comunes para esto incluyen embarazos previos, acumulo de grasa, hernias de pared abdominal, envejecimiento, fluctuaciones significativas de peso, herencia, o cirugía previa.

La abdominoplastía o lipectomía es el procedimiento quirúrgico en el que se remueve tejido graso y piel excedente en el área abdominal y se reestablece la debilidad y la separación de la pared muscular abdominal creando con esto una pared abdominal más firme y plana. Una cirugía plástica del abdomen o abdominoplastía en algunas ocasiones no podrá remover marcas de estrías cuando éstas se encuentran muy altas, es decir, por encima del ombligo.

Este tipo de cirugía no es un substituto para bajar de peso ni de un programa apropiado de ejercicio y aunque los resultados son técnicamente permanentes los resultados positivos pueden disminuir de manera significativa, si hay fluctuaciones considerables en su peso, por esta razón aquellos individuos que estén planeando una pérdida sustancial de peso o mujeres que consideren embarazos próximos deben tomarlo en cuenta.

¿Qué sucede durante la abdominoplastía?

La abdominoplastía se lleva a cabo en una sala de quirófano, con anestesia general o bloqueo peridural y se diseña de acuerdo a las características y necesidades de cada paciente. La abdominoplastía requiere de una incisión orientada de forma horizontal que va generalmente sobre el pubis, la forma y la longitud de la incisión se determina de acuerdo al grado de corrección necesaria, a través de esta incisión se diseca y separa el colgajo de piel y grasa dejando intacta la pared muscular, en la cual se observa la separación de los músculos abdominales y es reparada por medio de líneas de sutura llevando los músculos hacia el centro y mejorando el contorno de la cintura, finalmente el exceso de piel y grasa son eliminados. Inmediatamente después de la cirugía el cambio será notorio y deberá caminar al menos unas 4 veces al día por un lapso de 5 minutos, además de usar una prenda de compresión por 4 a 6 semanas. Después de 7 días usted deberá ir retomando sus actividades de manera paulatina. Cuando se realiza cualquier procedimiento quirúrgico existen riesgos y posibles complicaciones; los cuales se disminuyen si se realizan todos los estudios preoperatorios correspondientes y el procedimiento lo realiza un cirujano plástico certificado; algunas complicaciones pueden ser infección, dehiscencia de herida, trombosis venosa, seroma o hematoma o cicatrización patológica todas estas complicaciones son en general muy poco frecuentes. El resultado final de una abdominoplastía ira en relación a la desinflamación. A pesar de ser una cirugía en que sus resultados se mantienen por un periodo largo de tiempo, es recomendable modificar algunos hábitos como puede ser la alimentación y el ejercicio.